Estrategias de lectura para niños

A2611-1

Cada momento de lectura debe ser un juego, debe ser emocionante y un triunfo en el aprendizaje, incluso para nosotros los adultos, esa será la forma en que nuestros pequeños nos quieran imitar.

Índice del artículo

1.Aprendizaje en un mundo moderno


2.Estrategias de aprendizaje para niños.




Tablet, teléfonos inteligentes, Smart tv son aparatos que los niños aprenden a manejar, incluso más rápido que los adultos. La inmediatez, las imágenes, los sonidos, la facilidad de acceso encantan a grandes y chicos. Pero, cómo competir con ellos cuando queremos fomentar a la lectura ¿Serán los libros físicos los siguientes “dinosaurios”?


No podemos luchar contra la tecnología ni caer en la contradicción con el discurso de que el celular es malo, cuando nosotros estamos siempre dependiendo de este dispositivo. En el aprendizaje, los niños son como esponjas, copian todo lo que ven: y si antes jugábamos a las vajillas y los carritos … la analogía se cuenta sola.


¿Y entonces qué se puede hacer? Dos palabras claves: motivación y hábito, son la base para que los niños nos quieran imitar. Ahora el medio, ¿por qué no puede ser la tecnología?

Las estrategias por el contrario son los procesos que facilitan la adquisición del aprendizaje y algunos momentos pueden ser:

 

  • Dar la oportunidad de la lectura, por más pequeño que sea el niño, siempre sabe leer y hay que fomentar la confianza, solo que se encuentran procesos de decodificación, es decir, está aprendiendo a leer lo que otros dicen. Por eso, si el pequeño nos quiere leer sus garabatos, debemos estar dispuestos a escucharlo.

  • La lectura compartida consiste en que todos los que participan de la interacción puedan leer un fragmento, aquí la motivación se establece con el énfasis en los signos de puntuación. Los adultos deben ser actores que traspasen las páginas de los textos: con las voces de los personajes, la incertidumbre en las preguntas o la anticipación a cómo termina el texto, entre otras. Inicialmente, los niños serán tímidos, pero poco a poco, se sentirán más confiados a querer participar en la interpretación de la lectura. Además, se puede convertir en un buen momento para compartir en familia y asentar el hábito.

  • Las noticias, también cuentan. Y sí, no solo deben ser cuentos, para iniciar es una excelente estrategia, pero artículos, datos curiosos, investigaciones recientes y por qué no, explicar una columna de opinión. Recuerdan la etapa del ¿Y por qué? (alrededor de 3 a 4 años), es aquí el momento perfecto para dar respuestas, lo importante es el acompañamiento, ir contextualizando la situación y enseñar la diferencia entre los hechos y las opiniones. 

Master Class Estrategias de estudio

  • Otro aspecto importante a la hora de leer, es que por abstractos que parezcan los conceptos, estos se conviertan en palabras sencillas. Los niños entienden mejor con la ejemplificación: explicar con lo que vieron antes, con lo que le pasó a alguien más, o con lo que se leyó previamente. Esta práctica favorece la cercanía y simplicidad, además de aumentar procesos complejos como son las asociaciones, necesarias para desarrollar la lectura inferencial.

  • Escuchar y ver a otros que realizan las mismas prácticas, será un motivante natural:  participar en clubs de lectura, en visitas guiadas a las bibliotecas o museos, compartir experiencias de lectura con otros niños, aumentan el conocimiento de su contexto, ciudad y realidad. Demostrar que sus ídolos también son lectores naturales (es buscar en las redes sociales), fomentará con más fuerza el querer convertir la lectura en un hábito.

  • De igual forma, si sospechan que el niño es esquivo a estas dinámicas, presenta dificultades en la coherencia de las respuestas o reportan falencias constantes en el colegio, no deben dudar en consultar a un experto. Los niños no leen porque no les guste, en general es por dos opciones: han tenido malas experiencias iniciales o tienen dificultades para acceder al aprendizaje y lo rechazan de formas sutiles, de ahí la importancia de una valoración temprana. 

 

Master Class de lectura rápida
En conclusión, cada momento de lectura debe ser un juego, debe ser emocionante y un triunfo en el aprendizaje, incluso para nosotros los adultos, esa será la forma en que nuestros pequeños nos quieran imitar. Leer una sentencia, una investigación, un acta, un formato, un diagrama, un manual es una oportunidad para conversar y explicar a los niños la importancia de la lectura, nunca son demasiado pequeños ni demasiados grandes, finalmente un buen momento de lectura se convierte en una buena conversación.

 

Comparte en tus redes sociales o con algun amigo:

SUSCRIBETE GRATIS AL BLOG

Inscribete en nuestro boletín

Redaccion-Correos-Electronicos

 

Estrategias-descontre-estudiando

Artículos más leídos

Suscríbete a nuestro blog y entérate de
los contenidos que tenemos para ti

Suscríbete